Buscar
  • SAFRA Galería

William Spratling


William Spratling

Taxco, México

Juego de Dominó, ca. 1960

Madera de ébano y plata quintada

4x20x12 cm



Como mencionamos en nuestro último correo, hablar de la tradición orfebre en Taxco sin inmediatamente pensar en William Spratling es casi imposible. Su legado aún vive y la constante búsqueda de piezas para sumar a nuestra coleccion es una maravillosa manera de celebrar su trabajo.

William Spratling nace en 1900. Pasa sus primeros años en Nueva York y después en Nueva Orleans, donde forma parte del “French Quarter Renaissance”. En 1925 llega por primera vez a México para descubrir el mundo precolombino de la mano del antropólogo neoyorquino Oliver La Fargue y el arqueólogo danés Frans Blom, quien más adelante lo introduce a personajes como Diego Rivera y el escritor hondureño Rafael Helidoro Valle. Gracias a este último conoce a Dr. Atl, a José Clemente Orozco, al arquitecto Obregón Santacilia y a Rufino Tamayo.

En 1927 Spratling se establece en México y mientras viaja y continúa con sus estudios de arquitectura se desenvuelve también como periodista y artista, lo cual le permite entrar de una manera mas orgánica a los círculos intelectuales de México.

La propuesta estética de William Spratling se puede resumir como la combinación entre diseños prehispánicos y un toque cosmopolita. El uso de sellos y códices precolombinos fue una constante en sus primeras obras, mientras que en su producción más tardía predominó la sobriedad. Motivos inspirados en la ranchería, tales como discos, bolas, correas y diseños de cuerda, fueron introducidos a su trabajo y cada vez estuvieron mas presentes, así como el cuero y la madera que también le permitieron destacar en el mundo del mobiliario.

El historiador José N. Iturriaga clasificó las etapas de diseño de Spratling en cuatro momentos a lo largo de su carrera: primero identificamos motivos prehispánicos, coloniales y gruesos calibres de plata. Después comenzó a trabajar el metal con carey y piedras como la obsidiana, el jade y ónix. Más adelante combinó la plata con maderas como el palo de rosa y el ébano. Y por último, regresó a los motivos prehispánicos para acompañarlos de abstracciones.




Ejemplo de lo arriba mencionado es esta pieza: la principal deidad del panteón mexica, junto con puntuales detalles en plata, el ébano y un juego de tradición oriental, plasman con gran armonía los alcances que tenía el taller para hacer dialogar diferentes universos.





La aportación de William Spratling al diseño no es cualquier cosa y prueba de como el coleccionista atesora su trabajo es que el último dominó que se encontraba en condiciones similares al que hoy ofrecemos se puso en subasta hace más de 15 años y no se ha vuelto a ver otro.


Hoy recordamos a Don Guillermo con objetos como este que ocasionalmente regresan al mercado en busca de nuevos hogares y con el discurso que lo despidió:

“La esterilidad de la uniformidad resultante de la industrialización mundial va desapareciendo por fin, el hombre de hoy exige un medio ambiente más significativo, refrescante e íntimo… estas cosas solo pueden concebirse en el espíritu de un individuo, no es el espíritu de las masas en las grandes fábricas donde la repetición las vacía de significado”.


Sin duda, un personaje que dio mucho al arte moderno en plata de nuestro país y a la ciudad guerrerense que lo acogió.


Si quisiera tener mas información sobre esta pieza u otras del Maestro, por favor déjenoslo saber. Será un gusto continuar la conversación.

Quedamos, como siempre, a sus órdenes.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo